Cabalmente

Cazón Palangana: Konoplaya y la guasa sevillana

Escrito por . Publicado en Deportes, Personas hace 2 años.
cropped-cazonportada

«Quillo, ¿dónde ta pelao? ¿En Trauma del Virgen del Rosío? Po anda que tú, que tiene más cabesa que un león peinao patrá». Este es el diálogo –uno de tantos– que permitió al ucraniano Oleg entender la guasa sevillana. Entre eso y alguna que otra melopea con fauna de variado pelaje, incluidos Alfred y Fali van der Vaart, el buen señor decidió que su hijo Yevhen fichara por el Sevilla Fútbol Club. Una novela sevillista en clave de humor –impresionante documento– concebida en las mentes calenturientas de los gestores del twitter @cazonpalangana, primohermano del laureado blog Salmón Palangana. La obra se titula ¡Viva Sevilla y Oleg! (Red Love Ediciones). Lote de reír que nos hemos pegao leyéndola.

– A ver, ¿quién hay detrás de Cazón Palangana? Dé la cara, criatura. [Lo de «criatura» no va con segundas]
– Ah, pues las criaturas y las segundas suelen llevarse bien. Cazón Palangana somos Alfonso y Javi, dos amigos sevillistas a los que nos gusta tela una pamplina.

– ¿Cómo se os ha ocurrido semejante tropelía?
– El verano en Sevilla sin fútbol es muy largo y sin partidos solo queda la salsa rosa de los rumores sobre fichajes. Este verano se montó un culebrón enorme con el tema de la posible llegada de Konoplyanka al Sevilla, con el Atlético de Madrid y varios clubes ingleses de por medio. El revuelo que generó fue tremendo, sobre todo en Twitter, que es donde nosotros nos movemos. Todo el mundo decía cosas distintas acerca de su paradero y nos pareció gracioso imaginarnos a su padre negociando el fichaje en Sevilla en pleno mes de julio, colorao como el huevo de un ciclista, sudando más que un testigo falso y encima teniendo que aguantar la guasa del personal de aquí.

– Escribís que el fichaje de Konoplyanka fue peor que el guión de Arrayán. En serio, ¿por qué ficharía The special K por el Sevilla FC? ¿Pero Oleg no bebía los vientos por el Barça?
– 
Hombre, Oleg se bebe los vientos y el agüita de los floreros, pero el que quería ir al Barça es su hijo. Si Oleg no tuvo buena experiencia a su paso por Madrid tampoco me lo imagino metiéndole al “pantumaca” y parlando catalá. Aunque cosas más raras se han visto.

– Porque si se decantó por el Sevilla para que su hijo fuera titular, Oleg sí que le daría a alguien que yo me sé una guantá con la mano abierta.
– La verdad es que a Oleg le preocupaba el futuro de su hijo hasta que llegó a Sevilla. Una vez instalado aquí, ya le da igual que juegue o no. Solo se empezaría a preocupar si Emery se pone a cerrar bares. Ahí sí habría problemas, ¿no ves tú? Pero ya te digo yo que si Oleg fuese al entrenamiento a hablar con el míster para saber por qué su hijo no juega, acabaría dándole el collejón al niño.

«Oleg se sevillaniza como esos que entran en el bar sin saludar, llegan a la barra, no han desdoblao el ABC y ya tienen su cerveza echá y servía»

– ¿Qué sacó en claro Oleg de su estancia en Sevilla? ¿Habrá adquirido técnicas de postureo para ponerlas en práctica allá en Ucrania?
– Lo primero que sacó en claro es que había hecho el carajote pasando frío toda la vida en Ucrania. Ah, y que no vuelve allí ni pa cobrar un cheque. Oleg no es amante del postureo, se “sevillaniza” pero adquiriendo la forma de ese sevillano de toda la vida parroquiano de tasca, de esos que entran en el bar sin saludar, llegan a la barra, no han desdoblao todavía el ABC y ya tienen su cerveza echá y servía.

– ¿Y si esto cae en manos de un bético y no termina de encajar la guasa palangana?
– Nos consta que más de un bético se ha leído el libro y que le ha gustado, sabiendo encajar las puyitas que recibe su equipo. Parodiamos también la realidad del Sevilla y no pasa nada. Creemos que más que bético o sevillista, para leer algo así lo que se debe tener es sentido del humor.

– El capítulo de la fiesta de Jalobuin no lo he entendido muy bien, cagonlamá. Y no precisamente por los acentos de Lotera y Plantas. ¿Es un salto en el tiempo, igual que en la peli Frequency?
– No eres el único al que le ha pasado algo parecido. El libro es un diario en el que el protagonista va escribiendo lo que le va sucediendo. Cada capítulo se corresponde con un día en la vida de Oleg. Ahora bien, entre día y día se nos ocurrió que podía estar bien meter un entrecapítulo que no tuviera nada que ver con la trama principal, pero sí con algún personaje que apareciera en la historia, como una especie de spin off. Uno de los días, Oleg se encuentra con Donmanué en la Basílica del Gran Poder y a continuación, fuera de lo que es el diario, contamos la mítica anécdota de la fiesta de Jalobuin en casa de Benjamín, aunque nada tenga que ver con Oleg y ocurriera años atrás. Íbamos a hacer lo mismo con N´Diaye, pero el chaval no está ni pa saltar en el tiempo.

«Unos llevan el debate a la bonanza deportiva de los últimos años y los otros al de ser un club más querido fuera de Sevilla»

– Uno asiste con sonrojo a las tertulias sevillistas, con el típico carajote alardeando ante los vecinos de que el Sevilla lucha por otros objetivos –que puede que sea verdad, no sé, pero está feo decirlo, mire usted–, y reconoce la afirmación del gendarme Flores en su libro. Aquello de «igualito que los palanganas, que vais de señoritos por el mundo cuando habéis sido toda la vida unos muertos de hambre».?
– Como bien dices, la escena en comisaría entre los agentes Flores y Navarro es uno de los casos típicos de dualidad que pueden darse en esta ciudad y que sirven para ilustrar la guasa sevillana. Una pareja de policías condenados a trabajar juntos. Y condenados no solo por tener que trabajar, sino por ser uno bético y otro sevillista. La guerra está servida. Gana el que mejor sepa encajar los golpes y el que más arte le ponga a su réplica. Pues lo mismo pasa en la vida real. Unos llevan el debate a la bonanza deportiva de los últimos años y los otros al de ser un club más querido fuera de Sevilla. En cualquier caso, nosotros creemos que en esta vida el argumento de más peso para discutir sobre algo, sea o no sea de fútbol, es el humor.

«El sevillano puede ser cofrade y ateo al mismo tiempo. Amante del toreo y de los animales»

– A lo largo de la obra se repiten diferentes –o iguales– decálogos del buen sevillano de pura cepa. Un servidor, como Joaquin Phoenix en Gladiator, comprueba que no reúne ni una sola de esas virtudes, vaya por Dios. ¿Los gestores de Cazón Palangana sí?
– Como en toda obra de ficción hay que estereotipar y llevar a los personajes al límite. De ahí que hagamos un decálogo del prototipo de sevillano, aunque pensemos que en realidad el sevillano de pura cepa es incongruente por naturaleza y no se hace de acuerdo a unos estándares, de ahí lo bonito de serlo. El sevillano puede ser cofrade y ateo al mismo tiempo. Amante del toreo y de los animales.

requisitos_800px

EN CORTO

Un delantero: Kanouté. Y de los terrenales, Luis Fabiano.?
Un portero: Cualquiera que me deje pasar en Antique, que no veas si está la cosa complicada. A ver si me ligo una careta de Van der Vaart…
Un defensa: Javi Navarro. En realidad hay otros que me gustan más, pero es que Javi vive cerca de casa y me da miedo que no se lo tome bien.
Un centrocampista: Ufff, es que elegir entre Renato y Banega es como si me preguntas si quiero más a mamá o al butanero. Bueno, va: Francisco el coriano.
Un gol: El que le metí a mi mujer cuando le dije que estaba en el taco.
Un partido: El Frente Popular de Judea.
Un presidente: El de mi comunidad, que le debo tres recibos y aún no me ha denunciado.
Un cronista: Lo siento, no veo Mujeres, hombres y viceversa.
Un recuerdo feliz: El día que Magallanes le marcó al Racing.
Una tristeza: La cara de Vicente Miera.
El mayor título: El que te dan cuando te casas con una infanta y no te trincan llevándotelo calentito.
Su mayor disfrute como sevillista: Lo que se vivió en Eindhoven es Puente y aparte.

– En el presente portal deportivo, el periodista Pepe Lobo, autor del genial Yonkis y gitanos, reconoce que el mejor blog sevillista es Salmón Palangana, que algo tiene que ver con vosotros. Venga, vendedme semejante tratado de economía rojiblanca.
– El Cazón nace como fake o parodia de Salmón Palangana porque tanto Álvaro Yanes, que es el que lo lleva, como algunos de los que de vez en cuando colaboran con su blog pertenecen a nuestro grupo de amigos. Coincido contigo en que el Yonkis y gitanos de Pepe es una genialidad y coincido con Pepe en que el Salmón son palabras mayores. Salmón Palangana es un blog de culto, todo un referente en el panorama económico deportivo a nivel nacional y del que me consta, beben tanto los periodistas como el propio Sevilla FC. Nos hacía gracia tomarnos a broma algo tan serio como lo que Álvaro hace, así que decidimos crear una parodia del mismo, aunque hoy en día no tengamos nada que ver.

– Tratándose de un libro sevillista, ¿por qué no un artículo «el» a la hora de titular? Me refiero a Viva el Sevilla y Oleg.
– ¿Lo de que «el» sean las siglas de Europa League y vaya en el título tampoco va con segundas? Se titula Viva Sevilla y Oleg porque, según nuestra teoría, Konoplyanka no acaba jugando en el Sevilla porque sea un club estupendo para catapultar su carrera o porque Monchi lo convenciera, sino porque su padre acaba completamente prendado de esta ciudad, con todos sus avíos. Su guasa, su cainismo, su dualidad, su arte… De hecho, aunque en clave de humor, el libro no deja de ser una oda al embrujo que tiene Sevilla para el que viene de fuera.

«La gente debe saber que Ucrania está pasando Chucena y que allí los poloflá son de cosas calentitas como papaconchoco y berza»

– ¿Qué le está ocurriendo al amigo Yevhen en el Sevilla? ¿Lo sabremos algún día o pasará como el año pasado con Aspas y Deulofeu, que se marcharon y no supimos de la misa la mitad?
– Yo creo que está claro: no quiere jugar bien para que no lo saquemos en otra novela. No, ya en serio, creo que su caso es distinto a los otros que comentas. Konoplyanka es ucraniano y no debe resultar fácil la adaptación. Así de primeras, que yo recuerde, de su país solo ha triunfado fuera Schevchenko. La gente debe saber que Ucrania está pasando Chucena y que allí los poloflá son de cosas calentitas como papaconchoco y berza. No tienen nada que ver con nosotros y no todos tienen la rapidez de adaptación de Oleg.

– Por cierto, ¿lo de tirarse al suelo en el acto de presentación fue para simular un penalti? ¿Seguro? Porque no se entendió muy bien aquella nota de humor ucraniano, la verdad.
– Hay que tener en cuenta que cuando llega el momento de la presentación, Oleg lleva en Sevilla varios días y de guasa ya va sobrado. El niño, en cambio, está todavía un poco verde. Vamos, que está acarajotao y le hace falta ir a El Tremendo unas cuantas veces más. De todas formas, sin conocerlo en persona y a pesar de llevar poco tiempo aquí, me da que a Konoplyanka también le cabe el Mani.

«El bético que se moleste con Viva Sevilla y Oleg, no quiero ni imaginar lo que pensará cuando escribamos El Diario der Fali»

– Viva Sevilla y Oleg marca otro hito en la mejor literatura sevillista. En este caso una novela de humor, no recuerdo nada igual. ¿Qué libro del Sevilla FC queda por escribir?
– No tengo ni idea. Imagínate la historia de José Antonio Reyes cuando se fue al Arsenal. Ese séquito de amigos y familiares de Utrera viviendo en Londres daría para una saga mayor que Harry Potter. De todas formas, tampoco creemos que pueda catalogarse de literatura sevillista al 100 %, ya que como hemos dicho antes, el fichaje del futbolista por el Sevilla no es más que la excusa para hablar de los encantos que tiene la ciudad para los que no son de aquí. Que hay partes que a un bético no le harán gracia, pues seguro, pero si tiene encaje lo puede leer cualquiera. Vamos, el bético que se moleste con Viva Sevilla y Oleg, no quiero ni imaginar lo que pensará cuando escribamos El Diario der Fali, porque vamos, no me negarás que motivos nos está dando el amigo Van der Vaart…

Texto: Quico Pérez-Ventana

Entrevista publicada en Number 1 Sport.

Blog de Cazón Palangana: cazonpalangana.wordpress.com

Información y venta del libro en este enlace: Red Love Ediciones

portadacazon_800px

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *