Cabalmente

Implementar la puesta en valor

Escrito por . Publicado en Letras hace 8 años.
Valor

De entrada, mi más enérgica repulsa a todas las expresiones rancias, manidas o esnobistas que ponen de moda personajes zafios y de sospechosa catadura intelectual. Mandatarios, mayormente, que prosperan por la filiación y no por el talento. Ineptos a los que les pago sus indecorosos sueldos y encima me lo agradecen dañando mis oídos con semejantes palabros. Me refiero a esa frase vomitiva de ‘poner en valor’.

Tal o cual institución arranca el proyecto integral de la primera fase de restauración y puesta en valor del conjunto monumental de la plaza en cuestión con la sustitución de las piezas de cerámica de la balaustrada frontal exterior del recinto. Dejando a un lado el asunto de la rehabilitación –que ya les vale–, incluso el de las balaustradas, que en el caso de esa plaza son bonitas y elegantes, para variar, el caso es que los políticos, que se repiten más que el ajo del gazpacho, se hartan de emplear esta odiosa frasecita. Jamás se vieron tres palabritas más horteras. Quieren ser refinadas y se quedan en ridículas. La expresión está de moda no sólo entre los que hacen carrera en un despacho público, sino entre todas las cabezas que no dan mucho más de sí y a las que les ponen un micrófono delante. Todo aquello que podría pasar por cultural o monumental y en lo que se invierten los dineros del personal pasa automáticamente a ‘ponerse en valor’. No es difícil imaginarse lo que significa. Algo que hay que recuperar, promocionar, que la gente sepa que está ahí, que nos importa y que puede que traiga turistas. Incluso adivino el origen galo de esta expresión. De acuerdo, al menos suena en español, no como esos barbarismos que ha traído consigo el marketing mediático, y que deberían llevar consigo penas de cárcel.

La frasecita de los c…, decía, no hay por dónde cogerla. Primero, porque está de moda. Claro, suena moderna, un pelín progresista. Quita, quita. Hombre, si todos la dicen, intenta tú ser original, cagondié. Un poquito de estilo y buen gusto, caramba. Pero no, en una y otra rueda de prensa la menciona el ponente de turno. Por favor, que alguien le regale un diccionario de sinónimos al teniente de alcalde. Y segundo, porque, en el fondo, ¿qué es lo que hay que poner en valor? ¿Qué se valora? ¿Lo valoras tú o lo valoro yo? ¿Los dos valoramos lo mismo? ¿Es mejor valorarlo sentimentalmente, como hago yo, o electoralmente, como haces tú? ¿Se valora porque cuesta un riñón? ¿Si no hay manteca colorá no hay puesta en valor? Ah, lo del valor debe ser por el millón y pico de leuros que pagamos todos y que tú gestionas, ¿no? ¿O quizá por el valor de lo que destroza el cani de turno? ¿O en el fondo lo que hay que valorar es lo bien que lo hacéis? ¿Se aprende a decir ‘poner en valor’ estudiando este nuevo sistema educativo de los ordenadores a 125 voltios? ¿Te valoro yo a ti como administrador de mi dinero? Para que responda sí a esto último tendrías que empezar por hablar un poquito mejor, con más erudición, pues se supone que con tu alta responsabilidad pública debes ser más culto que el común de los mortales. Porque de lo contrario puedo pensar que cualquier ignorante puede ser concejal de esto o director de aquello, igual que nuestra becaria (sic) llegará a ser algún día como Doña Sofía.

En fin, esto es peor que lo del marco incomparable. Peor aún que cuando dicen el cual o la cual, o en base a. Del mismo corte que el verbito ‘implementar’. Puaj. No, no tanto como lo de ‘preveer’ o ‘preveyendo’, que tambien se le escucha a alguna autoridad de vez en cuando. Lo que tenéis que ‘poner en valor’ –¡qué asco de frase, Dios!– es el nivel neuronal de las personas a las que creéis deslumbrar con esas expresiones remozadas. Uno levanta la bandera de la escasez de recursos lingüísticos y los ignorantes se suben al carro. Y es que cuando el sabio señala al cielo, el necio mira al dedo. Hablando de necios, cualquiera de ellos confunde valor y precio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *