';
Cocina natural | 50 recetas para disfrutar de una alimentación orgánica

PASION POR LO ECOLÓGICO
Y LA VIDA SALUDABLE

Un modo de vida más sano al alcance de todos. Una nueva visión del mundo y sus recursos. Estas páginas explican qué es la alimentación ecológica y aportan un buen puñado de recetas –entrantes, arroces, pastas, verduras, legumbres, pescados, carnes, dulces…– para disfrutar de ella.

COMER BIEN PARA SER MÁS FELIZ

Cada vez somos más los que concedemos a la alimentación la importancia que se merece. Es necesaria una mejor comprensión general del mundo que nos rodea. De su tierra. De sus recursos. De su excesiva industrialización.

Descorremos las cortinas y tomamos conciencia de que hay otro modo de vida más saludable al alcance de todos. Esa nueva visión del mundo y sus recursos, de cómo utilizarlos con respeto y de forma sostenible, se convierte en una inyección de salud y energía vital.

Nuevos hábitos alimentarios que aportan felicidad y previenen las enfermedades.

Y esa visión nos seduce a tal extremo que deseamos compartirla. Hablamos de alimentación. Donde todo empieza.

COCINA NATURAL – 50 RECETAS PARA DISFRUTAR DE UNA ALIMENTACIÓN ORGÁNICA

1ª edición: mayo 2011 | Edita: Tribeca Comunicación SL | Produce: La Ventana Comunicación | Textos: Pati Ventana y Quico Pérez-Ventana | Distribución gratuita para suscriptores del Libretón de BBVA

Cocina natural - 50 recetas para disfrutar de una alimentación orgánica | BBVA | may 2011

LA IMPORTANCIA DE UNA ALIMENTACIÓN SALUDABLE

La salud es lo primero. Estamos de acuerdo en eso, ¿no? Ahora bien, ¿podemos hacer algo por mejorarla? Se dibuja ante nosotros un amplio abanico de opciones: ejercicio físico, equilibrio emocional, estabilidad y seguridad laboral, prácticas de relajación y descanso, aire puro en los pulmones, control de los malos hábitos, revisiones periódicas en el centro médico… y una buena alimentación. De esto último podemos estar seguros. Su puesta en escena es fácil: dejémonos de ofertas o promociones comerciales y planifiquemos la cesta de la compra de forma responsable e inteligente. Va en ello nuestro bienestar y el de los nuestros.

Cada vez es mayor el número de personas que conceden a la alimentación la importancia que se merece. Ojo, ciudadanos normales, no misántropos ni ascetas. Un alto en el ritmo frenético de cada día. Una mirada hacia las estanterías del otro pasillo. Una mejor comprensión del mundo que nos rodea. De su tierra. De sus recursos. De su excesiva industrialización. Entonces descorremos las cortinas y tomamos conciencia de que hay otro modo de vida más saludable. Al alcance de todos. Nuevos hábitos alimentarios que previenen las enfermedades.

Sepan que les seducirá a tal extremo que desearán compartirlo. El necesario sustento pasa a ser una inyección de salud, de energía, de felicidad. Hablamos de alimentación. Donde todo empieza.

¿QUÉ SON LOS PRODUCTOS ECOLÓGICOS?

Los productos ecológicos, biológicos u orgánicos –en este contexto los tres términos son sinónimos– son aquellos que han sido producidos de forma biológica, sin compuestos agroquímicos y siguiendo métodos tradicionales. Deben ir presentados en envoltorios igualmente ecológicos y certificados por una autoridad competente. El conjunto de estos factores posibilita la obtención de alimentos muy saludables y de gran calidad, ya sean cárnicos, agrícolas, vinos y bebidas, amén de contribuir a la diversidad biológica y a la preservación de las especies y los hábitats naturales del mundo rural, minimizando así el impacto humano en el medio ambiente y en los animales. En definitiva, los productos ecológicos son el resultado de un medio sostenible de producción agraria y ganadera, que hace un uso racional de los recursos naturales y no los compromete para generaciones futuras.

Productos ecológicos que se pueden encontrar fácilmente en el mercado son, entre otros, verduras, hortalizas, cereales, legumbres, vinos, cervezas, lácteos, carnes –en especial cordero, ternera, cerdo y pollo–, pescados –trucha, lubina, dorada, lenguado–, pastelería, panes, aceite de oliva virgen, quesos, frutos secos, cacao, hierbas y especias, miel, zumos, conservas de frutas y verduras, comidas preparadas, alimentos para bebés, algodón, flores cortadas, etc.